FERNANDO COUSO GARCIA

– Graduado en Criminología por la Universidad del País Vasco. UPV-EHU.

– Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales.

ZURIÑE GONZALEZ SANCHEZ

– Graduada en Criminología por la Universidad del País Vasco. UPV-EHU.

Síguenos
  >  Mujeres asesinas   >  Viudas negras: mujeres asesinas

Viudas negras: mujeres asesinas

Zuriñe González Sánchez

 

En las últimas semanas hemos asistido a tres investigaciones/juicios mediáticos con una característica común: en todos ellos la persona agresora o ideóloga de los hechos ha sido una mujer.

El primer caso es el conocido como “la viuda negra de Alicante” que, con ayuda de su cuidador, asesinó a su marido a golpe de destornillador. Ella nunca ha reconocido los hechos, pero, ante la declaración de una policía más las pruebas presentadas, finalmente ambos han sido condenados por asesinato con alevosía y ensañamiento; en el caso de ella a 22 años de cárcel por el agravante de parentesco y en el caso de él a 20 años. El motivo parece económico, ya que el hecho sucedió 15 días después de haberse casado la pareja tras 20 años de relación (matrimonio de conveniencia según alguna fuente, extremo que todavía no se ha confirmado).

El segundo caso es el conocido como “la viuda negra de Patraix” que indujo el asesinato de su marido a manos de uno de sus examantes llamado Salva, el cual ha confesado ser el autor material del crimen. En este caso se ha destapado el interés de la viuda en recuperar su libertad sin perder su estatus económico a la vez que cobraba un suculento seguro de vida.

El tercer caso es el conocido como “caso Mainat” en el que Josep María Mainat supuestamente intentó ser asesinado por su mujer Ángela Dobrowolski al inyectarle insulina mientras estaba dormido. También detrás de estos hechos se baraja el móvil económico, pero es una investigación en curso muy compleja que veremos en qué deriva.

Con estos 3 casos he querido daros una breve fotografía de otro fenómeno criminológico más con el que luchamos día a día.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística se han dado las siguientes condenas por homicidios y asesinatos a manos de mujeres aquí en España: 73 en 2013, 40 en 2014, 58 en 2015, 56 en 2016, 57 en 2017, 41 en 2018 y 57 en 2019.

En su mayoría, se trata de mujeres que asesinan a sus familiares (parejas en su mayoría) o personas a su cargo, a los que engatusan y manipulan para sacar un beneficio económico, pero también para ganar poder y control o lealtad, entre otros. Pueden hacerlo en solitario o acompañadas (de hombres normalmente) y, algunas de ellas, se convierten en asesinas seriales antes de ser atrapadas, ya que utilizan métodos como el envenenamiento (cianuro, arsénico…) más difíciles de ser detectados, aunque tampoco hay que descartar el uso de armas blancas o de fuego.

Yo, como mujer, repudio a estas mujeres que desde un inicio buscan a un hombre que caiga en sus redes para posteriormente “chuparle toda la sangre” y, una vez conseguido, desechar su cuerpo y apropiarse de una vida, un estatus, una economía… que no les pertenece; a la vez que siguen buscando a su siguiente víctima.

Esto no es algo que vemos en las películas o en las series, no es ficción, es una realidad que tenemos tocando a nuestra puerta día sí y día también. Y como suele ser habitual, entre las mujeres más encantadoras y de las que menos sospecharíamos aparecen la mayoría de mujeres asesinas.

Al igual que tenemos cuidado y nos concienciamos para colaborar en la prevención y detección de la violencia de género, tampoco debemos dejar de lado el caso contrario, es decir, aquellas mujeres que acaban con sus parejas o exparejas por un fin determinado.

Nadie es más que nadie para decidir sobre la vida de los demás, ni mucho menos para arrebatársela, las personas no somos objetos materiales con un valor económico predeterminado.

Publicar un comentario