FERNANDO COUSO GARCIA

– Graduado en Criminología por la Universidad del País Vasco. UPV-EHU.

– Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales.

ZURIÑE GONZALEZ SANCHEZ

– Graduada en Criminología por la Universidad del País Vasco. UPV-EHU.

Síguenos
  >  Víctimas   >  Cicatrices

Cicatrices

Fernando Couso García

 

Hoy subo mi primer post, y, siendo fiel a mis sentimientos, quiero dedicárselo a las víctimas, las grandes olvidadas del ordenamiento jurídico y el sistema social.

Agresión, amenaza, coacción, ensañamiento, insulto, … violencia, violencia y más violencia, que se genera a través de una larguísima lista de actitudes y comportamientos que conducen a un único destino … una nueva víctima.

Podemos definir “Víctima” como la “persona que padece daño o perjuicio, como consecuencia de una acción o suceso, causado por culpa ajena”. Ampliando la definición, podemos considerar víctimas a todas las personas que de manera individual o colectiva, sufren o hayan sufrido, daños, lesiones físicas o mentales, sufrimiento emocional, pérdida financiera o cualquier menoscabo de sus derechos fundamentales, como consecuencia de un perjuicio provocado por un tercero.

Y este conjunto de personas incluye a los familiares y resto de personas físicas que tienen relación afectiva con las personas a las que se refiere el párrafo anterior, y que se ven perjudicadas en los aspectos señalados en él.

Esta multiplicidad de conductas y la gran cantidad de formas en que se presentan provoca unas heridas crueles y dolorosas, dejando cicatrices que las victimas portan el resto de sus vidas.

Victimización primaria, secundaria, terciaria, revictimización, desvictimización, … A nivel profesional hemos tenido que clasificar los procesos que sufren estas personas, creando subgrupos en base a los motivos que los provocan, a la vez que hemos diseñado otro proceso más que busca la reparación del daño soportado.

Para entenderlo de una forma sencilla, las cicatrices físicas son parches de piel permanente que se forman cuando el tejido epitelial se desgarra y el espacio surgido en el desgarro se va cubriendo con tejido fibrilar que va cerrando la herida. Esta se va desvaneciendo con el paso del tiempo, pero nunca desaparece completamente.

Las cicatrices psicológicas son espacios multicapa en los que conviven las lesiones psíquicas y las secuelas emocionales, y donde todo el daño soportado crea un universo de recuerdos cuyas heridas son más difíciles de cerrar que las provocadas por las cicatrices físicas.

Las víctimas deben aprender a vivir con el daño físico y psicológico sufrido, (las más afortunadas con ayuda profesional), y con la posible revictimización, en una sociedad donde su figura no obtiene el reconocimiento ni adquiere la relevancia que debería. ¿Por qué?. Corral, P. y Echeburua, E.1 consideran que “en general, las víctimas son incómodas para la gente porque recuerdan la fragilidad del ser humano y exponen en toda su crudeza los límites de la crueldad humana”.

Y como no puedo estar más de acuerdo con ellos, una de las finalidades del Gabinete Criminológico Iustitia es prestar una atención integral y personalizada, tanto a los problemas y situación de las víctimas como a las consecuencias de su victimización, atendiendo sus necesidades específicas en los ámbitos criminológico, jurídico, psicológico y social.

En resumen, ayudarlas a cerrar sus cicatrices y que sean reparadas por el daño sufrido.

 

BIBLIOGRAFÍA:

1 Corral, P. y Echeburua, E. (2005). ¿Cómo evaluar las lesiones psíquicas y las secuelas emocionales en las víctimas de delitos violentos?. Psicopatología Clínica, Legal y Forense, Vol. 5. 57-73.

Publicar un comentario